Protésico Dental

Nuestra labor, como protésico dental, se centra en diseñar, fabricar, reparar y adaptar las dentaduras postizas y otros aparatos que sustituyen la falta de uno o varios dientes, así como la realización y reparación de los aparatos de ortodoncia para corregir las desviaciones en la dentadura.

Utilizamos una serie de productos, materiales, técnicas y procedimientos, por prescripción de un facultativo clínico, ya sea éste un odontólogo, un estomatólogo o un cirujano maxilofacial. De esta forma, nunca damos por nuestra cuenta una evaluación sobre las necesidades del paciente sino que nuestro cometido es recibir las indicaciones de un facultativo para, con posterioridad, realizar los aparatos, dentaduras postizas o piezas dentales a medida, adaptados a la boca de cada persona.

Nos destacamos por ofrecer un elevado grado de precisión, pues creamos e implantamos un producto que no se realiza en serie sino que es totalmente original y único, hecho a mano y con la maquinaria como simple ayuda.

Por todo ello, nuestra habilidad con las manos es una de las herramientas clave, que caracteriza a un buen protésico dental, junto a la cualificación técnica adecuada que nos permite ofrecer unos conocimientos extensos y específicos sobre la anatomía y las funciones de la boca.

Nos consideramos artesanos e incluso artistas, puesto que nuestra profesión es fundamentalmente artesanal. Cada caso clínico requiere de una prótesis o de un dispositivo determinado, y cada dispositivo que fabricamos es una obra artesanal única y personalizada para cada paciente, y que además, cumple con todos los requisitos necesarios, tanto funcionales como estéticos, por ello, para desempeñar nuestra profesión además de adquirir los conocimientos necesarios, tanto técnicos como sanitarios (conocimiento de las propiedades químicas y físicas de los materiales que usa, conocimiento de técnicas de trabajo y uso de maquinaria e instrumental, conocimiento de anatomía oral e incluso facial, etc.), nuestra labor como protésico dental precisa de ser habilidoso con nuestras manos, y necesitamos perfeccionarnos como profesionales mientras desempeñamos nuestra creativa labor con el paso del tiempo, para adquirir una requerida experiencia.